Opinión

La tecnología está transformando el mundo de la educación

Por Bari Hayoun, director regional de Orcam Technologies para Latinoamérica e Iberia.

En los últimos doce meses el sector de la educación ha sufrido cambios drásticos en el cual el modelo educativo tradicional se ha visto afectado como nunca antes se recuerda. Justo hace un año pasamos de una educación presencial a una en forma remota, desafiando décadas de educación convencional y enfrentándonos a una nueva forma de enseñar y de aprender. Nos hemos visto obligados a reinventarnos y de manera inmediata. Los salones, comedores y cocinas se han convertido en aulas virtuales tanto para niños en edad escolar como adultos en la universidad o impartiendo clases y seminarios. Plataformas como Google Meet o Zoom han sido las herramientas clave para que los alumnos pudieran seguir formándose en un momento en el que el mundo se paralizó. Todos estos cambios en los que nos hemos visto envueltos a la fuerza van a provocar que la llamada Generación Z tienda a formarse de manera remota. Esta transformación digital en la educación es un proceso continuo y no solo focalizado en nuestra edad joven, pues cada vez son más las personas mayores que siguen formándose. Por ejemplo, y de acuerdo a datos del Ministerio de Educación de Chile, en 2021 los matriculados de primer año en carreras bajo la modalidad a distancia presentaron un aumento de 68,6% en comparación al año anterior.

Si bien es cierto que antes de la pandemia ya habíamos dado grandes pasos en la educación en remoto, tras esto apreciamos que las formaciones online continúan ganando presencia sobre las formaciones presenciales. La revolución tecnológica va a cambiar los conocimientos que los empleados precisarán y la forma de aprender esas nuevas habilidades también lo hará en gran medida. No obstante, hemos podido comprobar que la educación a distancia no es siempre inclusiva, precisamente por eso la rápida implementación de innovaciones que permitan paliar esas diferencias es una necesidad primordial.

Las herramientas basadas en inteligencia artificial o Machine Learning permiten a los alumnos tener ayuda personalizada para superar las dificultades a las que se enfrentan, como por ejemplo nuestro dispositivo OrCam Read que está ideado para ayudar a leer a personas con dislexia o afasia, entre otras. De esta manera, los alumnos con dificultades para leer pueden seguir el ritmo de la clase y el profesor puede estar seguro de que todos los alumnos están trabajando en la misma línea. La realidad virtual también representa una de las innovaciones tecnológicas que más éxito ha tenido en los últimos años. Consiste en la percepción visual de un entorno de escenas y objetos de apariencia real que crea en el usuario la sensación de estar inmerso en él. Esta tecnología trasladada al sector educativo se traduce en la posibilidad de llevar a cabo un aprendizaje mucho más atractivo e interactivo. Nos brinda la oportunidad de poder vivir en primera persona los escenarios que encontramos en los libros de historia, aprender los países y sus capitales viajando a los lugares sin moverte de la clase, entender el funcionamiento de la irrigación sanguínea del cuerpo humano haciéndote pasar por un glóbulo rojo, etc.

El 5G es la tendencia tecnológica más esperada del siglo, de la cual esperamos beneficios educativos inminentes. La próxima generación de comunicación nos permitirá aumentar y mejorar la calidad de la educación en remoto alcanzando un aprendizaje más inmersivo gracias a descargas más rápidas, realidad virtual, etc. permitiendo tener acceso ilimitado incluso en poblaciones remotas del país, gracias a la conectividad.

Las aplicaciones basadas en IOT (Internet de las Cosas) pueden dar acceso más fácil y rápido a las aulas virtuales a la hora de hacer actividades o trabajos en cualquier lugar, en cualquier momento y con cualquier dispositivo. Juntar a profesores y alumnos en una misma plataforma, desde cualquier parte del mundo, es otra de las ventajas del Internet de las Cosas.  Utilizando plataformas conectadas en la nube, los profesores pueden optimizar el trabajo escolar, mejorar la eficiencia y eficacia del proceso de aprendizaje y asegurar la enseñanza de los alumnos en cualquier momento.

Las reformas del sistema educativo impulsadas por las necesidades actuales son una necesidad en la que hay que seguir trabajando de cara al futuro, que está tan cerca como el día de mañana. Para ello hace falta trabajar en la modernización y la posibilidad de que el sistema educativo englobe a los alumnos de todas las especialidades. Por eso mismo es necesario invertir tanto en los alumnos como en la tecnología. El modelo híbrido de educación seguirá creciendo y gracias a las innovaciones en campos como la IA o el 5G, el acceso a la educación es más accesible y democrático. 

A pesar de que las transiciones siempre cuestan y hay que superar algunas complicaciones, el proceso solo traerá beneficios a largo plazo. Esta revolución educacional pasa por que la tecnología educativa llegue al mayor número de persona dejando de lado las barreras, económicas, financieras y de aprendizaje. En cuanto empecemos a verlo como algo habitual, nos daremos cuenta de los beneficios que nos traerá la tecnología en la educación.

Noticias relacionadas

¿Por qué contratar personas con discapacidad? por Andrea Zondek Darmstadter Presidenta Fundación TACAL

Prensa24

Para descubrir y aprender: gobernar es conectar

Prensa24

Ciudades inteligentes desde “La Nube” por Luis Reyes Director de Arquitectura en Transformación Digital de Infor

Prensa24