Opinión

Columna “Emprendimiento femenino”

Lorena Ríos Echiburú, directora regional SernamEG

Patricia Olivares es ingeniera electrónica y decidió hace unos años dedicarse al emprendimiento a través de su empresa “Edubotic Robótica Educativa y Tics”, fomentando la ciencia, tecnología e ingeniería en niñas y niños; y hace pocos días tuvo la posibilidad de participar representando a Chile junto a su equipo en el Mundial de Robótica “First Lego League World Festival 2022”, desarrollado en Estados Unidos.

De la misma manera, Paula Monroy, emprendedora del “Club de Costura”, transformó su pasión en una forma de vida, la que busca transmitir diariamente a través de la enseñanza de la confección y costura, negocio que lleva mucha responsabilidad, compromiso y trabajo que nadie ve.

Ambas fueron beneficiarias del programa Mujer Emprende del SernamEG y hoy, 29 de abril, quiero saludar y felicitar a través de ellas, a las mujeres emprendedoras en el “Día Nacional del Emprendimiento”.

Cada 29 de abril se convierte en un día especial para reconocer la labor de las y los emprendedores, motor importante de la economía nacional y cobró más relevancia aún con la llegada de la pandemia y sus devastadoras consecuencias en lo humano y material.

Este año, le programa Mujeres Jefas de Hogar del SernamEG y que es ejecutado por la Delegación Presidencial Regional de Arica y Parinacota, tuvo a 155 beneficiarias seleccionadas, de las cuales un 40,6% declararon ser independientes, teniendo al emprendimiento como el primer ingreso de sus hogares.

En muchas ocasiones las mujeres optan por emprender porque pueden definir sus tiempos y conciliar su vida personal (cuidado de hijos e hijas o adultos y adultas mayores) con las responsabilidades al interior del hogar, que en un gran porcentaje es asumido por ellas.

Pero también, las mujeres se enfocan en el emprendimiento porque reconocen una necesidad en el mercado y se atreven a salir de su zona de confort, siendo creativas y valientes.

En el país, las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) muestran que en el trimestre octubre-diciembre de 2020, un 33,9% de las mujeres declaró como razón principal para no participar en el mercado laboral motivos familiares permanentes. En cambio, sólo un 1,7% de los hombres entrega esa misma razón.

Si en Chile buscamos disminuir esta brecha y desigualdad social, y avanzar en materia de corresponsabilidad, los hombres deben involucrarse en el trabajo de cuidado y asumirlo de la misma manera para que las mujeres tengan mayores oportunidades laborales.

A %d blogueros les gusta esto: