Noticias

Sexólogo Pedro Lucas Bustos: “Los 3 enemigos de la sexualidad son el miedo, la vergüenza y la culpa”

El profesional dio una charla magistral ante 140 estudiantes, docentes y organizaciones.

La Educación en Sexualidad y el Rol de las Escuelas en la Primeras Etapas de la Vida. Ese fue el nombre de la magistral charla que dictó el sicólogo sexólogo español Pedro Lucas Bustos, a mitad de semana, en una actividad organizada por la Seremi de Educación y el Centro por el Desarrollo Integral de la Salud y la Educación Sexual (CDISES).

Y si bien es un tema serio y estricto, el profesional pudo interactuar bastante con las 140 personas que acudieron al Cine Colón, sobre todo con estudiantes quienes despejaron varias dudas acerca de temas que antes parecían tabúes.

El profesional estuvo más de una hora explicando y detallando acerca de cómo educar desde temprana edad para construir sociedades más libres de discriminación y violencia.

“Lo importante es entender que educación en sexualidad no sólo es lo que hace con los genitales o con lo erótico, sino que va más allá; es algo integral que abarca los valores, las maneras en que nos relacionamos con los demás, la forma en que nos expresamos, la manera de juzgar y prejuzgar ¡Eso! “.

  • ¿Qué diferencia hay entre la manera de educar de estos tiempos, con el de las personas que fueron educadas en los años 70, 80 y hasta 90s?
  • Hay una diferencia, pero no es enorme en cuanto a sociedad. La gente de generaciones anteriores vivía en una sociedad que mantenía una sexualidad reducida. O sea, donde tenían menos cabida otras realidades, como la homosexualidad, la transexualidad u otras formas de ver la sexualidad. Fíjate que los tres enemigos de la sexualidad son el miedo, la vergüenza y la culpa.
  • ¿Cuál es la mejor etapa para educar sexualmente? ¿Pueden ser los adultos educados sexualmente para mantener una sociedad acorde a estos tiempos?
  • Mira, en todas las etapas podemos aprender, incluso en la adultez, para un crecimiento personal y armónico con nuestros días; pero sin duda que en la primera etapa de la vida hay muchísima más facilidad para crear y modificar actitudes y comportamientos. En los primeros años de vida, podemos enseñar a que estos niños y niñas, en un presente y futuro, puedan ser mucho más respetuosos y que vean la sexualidad como el mejor tipo de forma de expresarla.