En cuenca de Surire CONAF repone llaretas y queñoas perdidas en incendios forestales

Noticias 02 de diciembre de 2019 Por
Con participación de miembros de la comunidad de Surire y apoyos logísticos de Quiborax, representa la primera intervención de este tipo en la región

IMG-20191122-WA0034

Buscando reparar –en la medida de lo posible- el daño causado por dos incendios forestales registrados los últimos años en la cuenca de Surire, la CONAF organizó de forma inédita una plantación de llaretas y queñoas en dos sectores afectados por el fuego en distintos momentos.

La actividad se desarrolló con participación de integrantes de la comunidad y apoyos logísticos de Quiborax, y permitió el establecimiento de 100 plantas en total.  El desglose de las especies se reparte en 60 queñoas y 40 llaretas.  Estas últimas fueron establecidas en la Reserva Nacional Las Vicuñas, en tanto las queñoas se repusieron en un bosquete dañado fuera de las áreas protegidas, todo a más de 4 mil metros de altitud y dentro de la cuenca de Surire.

 Primera acción por incendios

Según destacó el director regional de CONAF, Héctor Peñaranda, “esta es la primera vez que logramos organizar una plantación en lugares que han sido dañados por incendios forestales aquí en la región.  Tomando en cuenta que se trata de especies nativas de alto valor ecológico, y que estos lugares requieren un trabajo arduo, es un logro muy importante para todo nuestro equipo”, recalcó.

 Informe técnico

De acuerdo al informe técnico emitido por la Unidad de Prevención de Incendios Forestales, uno de los incendios acaecidos el 2018, afectó a casi una decena de llaretas de gran tamaño, lo que permite afirmar que eran individuos de más de un siglo de vida.  Asimismo el daño se extendió a vegetación diversa incluyendo flora de bofedales y otras especies propias del altiplano como paja brava, paja de agua, suputula y llaretilla, esta última diferente a la llareta o Azorella compacta que se encuentra en categoría Vulnerable.  Dicho incendio alcanzó una superficie de casi 6 hectáreas.

 Tanto las llaretas como las queñoas establecidas con esta nueva jornada de restauración ecológica, son fruto de la producción del vivero forestal de CONAF en Putre, el que actualmente tiene un rendimiento de cuatro mil plantas al año, pero cuyo potencial productivo es de 12 mil plantas, incluidas las principales yerbas medicinales de la provincia de Parinacota. 

Peñaranda precisó que esta jornada representa asimismo un  aporte más que CONAF Arica y Parinacota hace a la COPP25 que tendrá lugar en diciembre próximo.

Te puede interesar