¿CULPA O RESPONSABILIDAD?

Opinión 11 de noviembre de 2019 Por
Imagen de Renattografías

WhatsApp Image 2019-11-07 at 16.34.32

Hablar de culpa sería no prudente; hablar de responsabilidad, es adecuado. Es lo que vive Chile en estos días; demandas válidamente justas que han ido creciendo por décadas y, que muy bien sabían los parlamentarios del país. 

Juan Pablo Letelier, socialista, lleva 29 años en el parlamento, comenzó como diputado en 1989 y hoy desfila por las filas del Senado.  Mismo caso y tiempo lo mantiene el UDI Patricio Melero, quien hoy mantiene su escaño en la cámara baja. 

Dos casos insignias del parlamento, quienes empotrados en sus cargos gozan de privilegios únicos. Aunque esa lista sigue. 

Pero, por qué sacamos estos casos frente a lo que hoy vive Chile, simple, son los responsables de la crisis social que vive el país. Los parlamentarios, quienes gozan de altas dietas, viáticos, privilegios y, lo peor aún, endiosamiento social, son los que, debiesen haber prevenido lo que era inminente: una crisis por la desigualdad. 

No era un puzzle, crucigrama o ecuación matemática que hay que descifrar, para darse cuenta lo que se avecinaba para Chile, un torbellino de desigualdad, cero empatías y peor aún, alejarse de la realidad de los miles de chilenos que día a día deben sortea su suerte. 

 Cómo pedirle a un parlamentario que promulgue en salud, si no se atiende en el servicio público; pedirle que promulgue en transporte si mantienen chofer y auto privado, “evadiendo” el gasto propio en combustible y peajes; pedirle que promulgue en educación, si tienen la capacidad de pagar una carrera completa sin endeudarse o, gozar del privilegio de “optar” a becas estatales, por decir algo. Es difícil empatizar con las personas, cuando no se siente, percibe y vive lo mismo. 

Pero, ¿por qué nuestra clase política es así?, ¿por qué esa poca preocupación por lo que ocurría en Chile? Creo que gran culpa la tuvo la misma sociedad, que hoy despertó, como dice el dicho, ya que por años se “endiosó” la labor parlamentaria; se miraba al parlamentario como un patrón de fundo al cual había que agradecerle el que visitara una población, se subiera a un autobús, presentara o le aprobaran un proyecto –previamente pactado-  o asistiera a una inauguración de un conjunto habitacional. Ese fue el gran problema, la autoridad se acostumbró a “cortar la cinta” y sentarse en primera fila, olvidando lo que realmente le afectaba a la sociedad: salud, educación, pensiones, sueldos, etc. 

Hoy vemos como, la mayoría de los parlamentarios, por arte de magia y como una señal divina suprema saben lo que realmente necesita la comunidad; subir pensiones, subir el sueldo mínimo, “perdonar” el CAE, entre tantos otros proyectos que, improvisadamente, pretenden presentar y, que dicen o, creen, son parte de la solución a esta crisis. 

Hoy, cuando a más de 3 semanas, vemos como Chile se sumerge en un problema social provocado por la poca preocupación, falta de empatía e inclusive, falta a su labor, de los parlamentarios o, también llamados Honorables y, responsablemente a los más antiguos, con reelecciones perpetuas que no han sabido ver las reales necesidades de un país que poco a poco trata de sobrevivir por la injusticia, poca equidad y desigualdad que pasa Chile; por otra parte, los nuevos parlamentarios gran desafío el que mantienen de no defraudar a la comunidad y representarlos justamente y sin privilegios.    

 Imagen de noticia por Renattografías

 

WhatsApp Image 2019-11-07 at 16.28.40

 

Te puede interesar