5 ladrones de energía que te hacen la vida más difícil

Datos 24 08 de noviembre de 2019 Por
Contamos con una energía vital que puede ir mermando si permitimos que determinados factores internos o externos la agoten. Te explicamos cuáles son los ladrones que pueden estar robándote la energía en este momento de tu vida.

image_content_3403559_20150723162705

Según el Dalai Lama, líder espiritual del budismo tibetano, hay una serie de elementos que pueden estar agotando la energía vital de una persona. No es necesario practicar esa fe ni hacerse monje para aprender de las enseñanzas del Maestro y tomar consciencia de esos ladrones de energía para poder identificarlos y distanciarse de ellos para evitar el daño que están haciendo. Estos son 5 de los agentes nocivos que el Dalai Lama asegura que roban la energía vital.

Las personas tóxicas
Tener cerca personas que se instalan en la queja, que solo comparten problemas, temores y emiten juicios sobre los demás es debilitante, un ladrón de energía que se va llevando poquito a poco tu positividad. Ten cuidado y no te dejes arrastrar por estas personas, que obviamente ni siquiera son conscientes de que te están causando ningún daño y solo buscan desahogarse y un hombro sobre el que descargar sus frustraciones y lamentos pero no somos un cubo de lágrimas, ese recipiente se puede desbordar, va pesando y llevándose nuestra energía. Identifica a estas personas y mantén una distancia prudencial para evitar que te afecte su visión personal del mundo.

El desorden
No nos vamos a poner tan metódicas como Marie Kondo pero tiene razón en varias cosas, la primera es que el desorden a tu alrededor hace que tu mente esté dispersa y tenga pequeñas fugas energéticas, la segunda es que si te quedas solo con aquello que te produce placer o felicidad te vas a sentir mejor y habrás logrado dinamitar el apego que tenemos muchas veces sobre elementos que realmente no necesitamos o nos limitan.

Una casa ordenada, una mesa de trabajo despejada y cada cosa en su lugar aumenta la concentración, el bienestar y la calma. Deshazte de todo aquello que realmente no necesites o no te guste y lleves arrastrando desde hace tiempo, verás qué liberación. 

No saber decir NO
La asertividad es una habilidad social que no mucha gente cultiva y que produce un desgaste considerable de energía si no se pone en práctica. Comunicar lo que quieres de forma clara y con respeto es un derecho que hace que primen tus necesidades siempre y cuando no hagas daño a nadie, con esto queremos decir que es importante saber decir NO, que este fin de semana te apetece descansar y que no quieres ir a esa reunión familiar, que necesitas aclarar tus ideas o irte al cine antes que ir a ese compromiso con amigos… aprende a no sobrecargarte y a ser honesta contigo misma, así tu energía estará renovada y te sentirás mucho más libre y feliz.

No permitirte parar
El autocuidado es un elemento que las mujeres a veces dejamos en último lugar y sin embargo es importantísimo para mantener un entorno feliz y equilibrado. Cuando paras, miras hacia adentro y analizas lo que estás sintiendo en cada momento, puedes ver con claridad las necesidades que no estás cubriendo y que hacen que tu energía se escape y que todo a tu alrededor se altere. Si te consientes, te cuidas, te mimas y, sobre todo, te escuchas, vas a poder vivir con más armonía y dicha. No tienes por qué llegar a todo, no somos máquinas, somos perfectas en nuestra imperfección, no te autoexijas tanto porque serías injusta contigo misma.

No aceptar
La aceptación es algo que puede costar si no te paras a mirar de frente la situación concreta. Resistirse ante un problema o una adversidad solo trae consigo más dolor, rigidez y angustia. No aceptar las cosas se lleva mucha energía vital consigo, no es lo mismo que resignarse, si aceptas como parte de la vida un contratiempo en vez de luchar contra él (si sabes que no se puede cambiar absolutamente nada) vas a ganar en salud y vitalidad. Aprende a distinguir entre aquello que puedes cambiar y por lo que merece la pena esa lucha y aquellas situaciones en las que es imposible el cambio y que, por muy doloroso que sea, el estar enfadada o aferrada al pasado solo te está haciendo mal y por supuesto llevándose tu energía vital. Elige bien tus batallas.

Fuente: https://www.mujerhoy.com/vivir/psicologia/201911/05/como-identificar-ladrones-de-energia-20191104212413.html

Te puede interesar