Noticias

Arica: Comisión de salud del Concejo Municipal analizó la situación de tuberculosis y pueblo aymara

En el marco de una sesión de la comisión de salud del Concejo Municipal de Arica, los concejales Carolina Medalla, presidenta de la instancia, Ninoska González y Gabriel Fernández, atendieron la solicitud de Ángel Bolaños, presidente de la asociación indígena Suma Q’amañataki, y de Francisco Olivares, socio de la Coalición de Tuberculosis (TB) de las Américas, respecto a rearticular la respuesta comunitaria indígena a esta enfermedad en la atención primaria de salud (APS) de la comuna.

En la reunión, realizada el miércoles 25, estuvieron presentes el consejero regional (CORE) Leonardo Bórquez, la secretaria regional ministerial (SEREMI) subrogante de Salud, Marta Saavedra, la directora (s) del Servicio de Salud Arica (SSA), Patricia Sanhueza, y la directora (s) de Salud Municipal (DISAM), Claudia Villegas, además de representantes del Servicio Mejor Niñez y asesores e integrantes de la asociación Suma Q’amañataki.

Olivares manifestó que, de acuerdo a datos del Ministerio de Salud, el 2020, el 43,6 por ciento de los casos de TB en Arica y Parinacota fueron indígenas, lo que supera el peso relativo de esa población en la Región, que es el 37 por ciento. En el marco de este impacto desproporcionado, recordó que la salud municipal no ha cumplido a cabalidad lo establecido en la Ley de Derechos y Deberes de los Pacientes respecto a dar pertinencia cultural a las atenciones a los usuarios de pueblos originarios, por ejemplo, respecto a los facilitadores interculturales.

Por ejemplo, recordó que la norma técnica de TB en Chile establece que, en la APS, los facilitadores interculturales de los centros de salud familiar (CESFAM) deben ser parte del equipo en respuesta a esta enfermedad. Sin embargo, agregó que la comuna no cuenta con estos facilitadores. Así, dijo, lo que establece la norma es letra muerta en la comuna. Por lo mismo, explicó que, en el marco de un plan de incidencia política, piden al municipio que integre a los voluntarios de Suma Q’amañataki a las tareas de promoción, prevención, búsqueda activa de casos y acompañamiento de pacientes con TB.

Bolaños, por su parte, recordó que ellos ya han realizado ese trabajo, entre 2007 y 2010, con apoyo financiero del SSA, y que ahora quieren dialogar con las autoridades de salud para poder rearticular este voluntariado que tuvo resultados exitosos durante su implementación.

La concejala Medalla, al término de la sesión, hizo un resumen de los compromisos asumidos por las autoridades asistentes: Bórquez ofreció convocar a una reunión de la comisión del CORE para analizar el tema y ver las vías de financiamiento desde el Gobierno Regional; la SEREMI (s) Saavedra, invitar a la asociación indígena a elaborar materiales de prevención para la conmemoración del Día Mundial de la TB; la directora (s) de DISAM, pedir apoyo a Suma Q’amañataki en la búsqueda de candidatos para los cargos de facilitadores interculturales; y la directora (s) del SSA, respaldar en el CORE un eventual proyecto de la organización.